El arma cargada.

¿Cuánto te costó disparar esa bala?
¿Cuánto meter tus dedos en mi cráneo y sacarla?

Darle forma,
alisarla como papel de plata.

Hasta dejarla nueva.

El arma cargada,
lista para volver a disparar.

Anuncios
Estándar