Pedí un deseo.

Vi una estrella fugaz. Pedí un deseo.

Pedí vivir contigo en un piso viejo, donde las puertas no cerrasen bien, para poder vivir con la idea de que algún día tendríamos uno mejor. Pedí un mal trabajo, para llegar a casa y que tú me abrazaras diciéndome “no está tan mal, se te da bien, todo mejorará”.

Pedí un coche de segunda mano para que nos dejase tirados en cualquier carretera y tener una aventura que explicar a nuestros hijos. Pedí niños perezosos para poder vestirlos de lunes a viernes y dormir los sábados hasta las 10.

Pedí una nevera pequeña para quedarnos sin comida los sábados por la noche y tener que salir a cenar fuera. Pedí armarios pequeños para almacenar pocas cosas y poder irme contigo donde tú me pidieras.

Pero cuando cuentas un deseo, no se cumple.

Y yo te lo acab0 de contar.

Anuncios
Estándar